Damage Assessment

6 Apps que Colaboran en Evaluación de Daños ante Desastres

En este mismo momento, Estados Unidos y el Caribe están experimentando una devastadora temporada de huracanes, cuyos vientos de altísima intensidad han generado destrucción de infraestructura, inundaciones, masivos cortes de energía y pérdida de vidas humanas en diferentes países de la zona. Mientras se hace paso a través de Miami, presentando vientos de 295 km/h durante más de 37 horas, Irma ya se convirtió en el huracán de mayor duración con semejante intensidad desde que se tienen datos sobre estos fenómenos. Antes de Irma, el huracán Harvey, evento lluvioso más cuantioso registrado en Estados Unidos, había dejado grandes partes de Texas bajo el agua, y tras Irma, llegan José y Katia, en una sucesión de tormentas perfectas.

Con la mayor parte de la población a resguardo gracias a las alertas preventivas, la principal preocupación es la destrucción material de edificios y hogares. De hecho, en el Caribe, una evaluación de daños atribuidos al huracán Irma estima pérdidas por 10.000 millones de dólares según el Centro de Gestión de Catástrofes y de Reducción de Riesgos Tecnológicos de Karlsruhe, en Alemania. Esta cifra convierte a Irma en el huracán más devastador en daños materiales en la región. En Estados Unidos, de acuerdo a CNN, fuentes desde el sistema de manejo de emergencias señalan que hasta 5 millones de personas podrían quedar sin energía eléctrica por días, o incluso semanas, y que los residentes deben estar conscientes de ello.

A medida en que el huracán Irma hace su ingreso a Florida, ABC News señala que los meteorólogos de la  National Oceanic and Atmospheric Administration predicen que la temporada 2017 de huracanes será hasta un 60% más activa que lo normal, a causa de diferentes condiciones atmosféricas, incluyendo el aumento de 1 a dos grados en la temperatura del océano Atlántico.

Apps para evaluación de daños

La prioridad de gobiernos y empresas una vez que las tormentas cedan deberá ser una rápida y eficiente evaluación de daños. Ante la ausencia de energía eléctrica, los smartphones (con el uso eficiente de su carga) pueden ser poderosas herramientas durante las primeras horas de la emergencia para liderar la evaluación de daños desde el terreno, y una vez más esto se comprueba en el uso que los habitantes hacen de sus teléfonos.

En un artículo anterior, hablábamos de dos nuevos conjuntos de funciones lideradas por Google y Apple para mejorar la administración de emergencias y accidentes. De manera similar, las autoridades, equipos de salvataje y voluntarios se valen de las aplicaciones móviles para ayudar en los operativos de rescate y para realizar una evaluación de daños tras estos desastres. A continuación, gentileza de AS Chile, le mostraremos las 6 principales aplicaciones siendo utilizadas desde la emergencia del huracán Harvey, para asistir a las víctimas, y para implementar una evaluación de daños concreta y efectiva:

Zello

Esta app permite convertir un teléfono móvil o tableta en un walkie talkie gracias a su función de pulsar-para-hablar (PTT). La utilidad de hablar con tus contactos en privado o formar parte de canales públicos es lo que está ayudando a equipos de rescate como la Armada Cajun a hablar de primera mano con gente necesitada en cuanto han llegado a una de las zonas dañadas. Y también se han convertido en un elemento clave para saber cosas como las carreteras que están cortadas, localización de los refugios, dónde hacen falta más voluntarios, etc.

Glympse

Una manera rápida, sencilla y gratuita de compartir tu ubicación en tiempo real mediante el GPS con tu familia, amigos o compañeros de trabajo, esta app permite enviar un Glympse para que amigos y familiares sepan que estás de camino. O solicitar uno además de crear un grupo Glympse para reuniones de contactos. Lo mejor es que las personas con las que compartes tu Glympse pueden verlo desde cualquier dispositivo con navegador web, no es necesario registrarse, y por ello está siendo muy usada en Houston para que las personas sepan cosas como la localización de los barcos de rescate.

Snapchat

Una aplicación que en principio parece tan ‘frívola’ como es Snapchat se ha convertido dado su alcance, base de usuarios e inmediatez en una fuente de información instantánea para saber los efectos causados por el huracán más rápido incluso que Twitter. La función Snap Maps está ayudando a muchos a seguirle la pista a los efectos de Harvey en los distintos barrios y zonas de Houston, así como dar a conocer al mundo la devastación real que ha causado.

Google Maps

Una de las herramientas más usadas en el día a día se ha convertido en pieza esencial en las operaciones de rescate para que grupos y voluntarios sepan en tiempo real quién necesita ser rescatado. Todo el que esté en una situación peligrosa puede rellenar una solicitud a Google para que esta ingrese su dirección en el mapa.

Pawboost

Las personas son primero, pero los animales son siempre los olvidados en este tipo de catástrofes, ya que como una superviviente se encargó de dejar claro en Twitter, la gran mayoría de refugios no admiten a mascotas y hay que abandonarlas o quedarse fuera con ellas. Pawboost es una app creada en base a la financiación popular que está colaborando con la web Weather.com para ayudar a reunir a mascotas perdidas por culpa de Harvey con sus dueños.

DataScope

En casos de emergencia, un paso clave para empezar a superar la catástrofe y trazar acciones de alivio humanitario a los afectados es la evaluación de daños. DataScope, herramienta para recopilación de datos desde la misma zona afectada, es la plataforma adecuada para ello, gracias a sus formularios móviles 100% editables, de acuerdo al tipo de necesidad que se deba enfrentar. Con el smartphone en mano, sólo es necesario descargar la app y editar los campos del formulario, para luego salir al terreno y empezar a enviar en tiempo real la información bien a los teléfonos de otros voluntarios, o a la oficina central, donde se analizarán y recopilarán los datos de manera integral en sólo minutos.

La practicidad de estos formularios móviles, que reemplazan al formulario físico en papel, es que no requieren de conectividad. En caso de no tener señal, los datos quedan guardados offline, evitando que se pierdan.

Por si fuera poco, cada formulario permite agregar datos cruciales, como la hora en que se recopilaron los datos, fotos, y la ubicación GPS de la zona afectada, para enriquecer la evaluación de daños.

En el futuro, las aplicaciones móviles se volverán herramientas aún más imprescindibles en casos de catástrofes y desastres. ¡Por eso, asegúrese de siempre tener su teléfono a mano!

 

Quizá le interese seguir leyendo: ¿Cómo innovar en el manejo de seguridad?

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *